10 consejos para el ciudado de la piel frente al frío

El ciudado de la piel depende de factores externos como el clima y las bajas temperaturas son uno de los grandes peligros para nuestra salud cutánea. Por ello, proponemos estos diez consejos para mantener la piel saludable frente al frío.

Consejos para cuidar la piel de forma natural

1. Hidratar todos los días. El uso de cremas hidratantes que nutran y reparen la piel es fundamental para combatir los daños provocados por el frío. Debemos prestar especial atención a codos y rodillas donde la sequedad es más común y usar crema de manos varias veces al día.

2. No abusar de los baños calientes. El calor del agua tiene el mismo efecto que el frío: resecar y deshidratar. Por ello, es mejor el agua templada o reducir los tiempos de exposición al agua caliente.

3. Usar productos de limpieza suaves. Debemos elegir aquellos jabones que no sean muy agresivos y preferentemente con pH neutro. Existen muchos productos de dermatologia sostenible que aportan un cuidado natural y libre de químicos y, además, son respetuosos con el medioambiente.

4. Mantener la humedad en el hogar. La sequedad del aire no contribuye al buen estado de la piel, por ello usar humidificadores en casa puede ser una excelente opción para mantener unas buenas condiciones ambientales.

5. Evitar el frío extremo. Debemos intentar no exponernos demasiado a temperaturas muy extremas, yendo siempre con ropa de abrigo que permita mantener el calor corporal.

6. Proteger los labios. Los labios son una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo y que se resecan con mayor facilidad, por ello, debemos usar bálsamos labiales hidratantes frecuentemente.

7. Cuidar la exposición solar. Aunque el calor del sol pueda resultar un alivio frente al frío, la radiación solar sigue siendo un enemigo para la salud de la piel. Debemos usar protección solar en aquellas zonas más expuestas como la cara, cuello y manos.

8. Evitar los cambios bruscos de temperatura. Pasar del calor al frío y viceversa puede dilatar los capilares especialmente en zonas de las mejillas y cercanas a la nariz haciendo que se vean rojeces.

9. Seguir una alimentación saludable. Cuidarse por dentro es tan importante como hacerlo por fuera y seguir una dieta saludable y variada, rica en frutas y verduras nos aportará los nutrientes necesarios para el buen estado de nuestra piel.

10. Acudir al dermatólogo. Algunas personas padecen una sensibilidad cutánea mayor a las bajas temperaturas o sufren de afecciones específicas de la piel y el frío puede agravarlas. Consultar al experto será la mejor forma de conocer nuestra piel y tratarla de forma específica.

Del ciudado de la piel depende en gran medida nuestra salud, puesto que esta es nuestra primera barrera de defensa. Siguiendo estos consejos el frío ya no será un problema.

Compartir: