¿Cómo reducir la huella de carbono en cosmética y dermatologia?

Nadie pone en duda la existencia del cambio climático y el fuerte impacto de la actividad humana en el planeta. La tierra lleva años solicitando un importante cambio de la sociedad, el cambio de sistema productivo y de consumo es imprescindible para minimizar los efectos de la actividad humana en el ecosistema que nos acoge.

El cambio climático esta provocando cada vez más problemas sobre la salud dermatológica de las personas, la vida en las grandes metrópolis, con altos niveles de contaminación, esta directamente relacionada con la existencia de alergias en la piel que pueden desencadenar en sensibilidad cutánea y picor.

No nos podemos quedar de brazos cruzados, debemos coger consciencia y actuar en consecuencia.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es un indicador que nos permite medir la generación de uno de los gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono (CO2), que se libera a lo largo de un proceso de fabricación de un producto o cadena productiva de una empresa. Se miden tanto el gas emitido sobre la atmosfera de forma directa como indirecta, y por tanto es un buen indicador de sostenibilidad de productos o procesos productivos. A menor cantidad de gramos de CO2 emitidos mayor sostenibilidad del proceso.

Actualmente, sabemos formas de disminuir la huella de carbono. De hecho, las empresas mas concienciadas, se están moviendo para ayudar y reducir el impacto que tiene su actividad sobre el medio ambiente. Crear productos sosteniblescon menor huella de carbono favorecerá a un futuro mas sostenible y a una reducción del cambio climático. Gobiernos, asociaciones, empresas y ciudadanos están empezando a contribuir para actuar sobre el cambio climático provocado por la emisión del CO2.

El sector de la dermatología es uno de los más concienciados con un gran número de iniciativas desplegadas, pero ¿cómo se reduce la huella de carbono en dermatologia? Las medidas que se están llevando a cabo se resumen en apostar por una mayor eficiencia en el consumo de los recursos energéticos, reducir la producción de residuos, optimizar la logística y la distribución, recurrir a materiales que faciliten su reciclado y promover la producción de productos reciclables.

¿Cómo contribuyen las empresas y cómo podemos hacerlo entre todos?

Hay empresas que tienen muy presente la sostenibilidad en el desempeño de su actividad, y están comenzando a contribuir en la reducción de la huella de carbono, nosotros comoconsumidores también tenemos un papel importante, al fin y al cabo las acciones diarias tanto de empresas como de consumidores definen el camino que sigue la sociedad. Nuestro granito de arena es muy relevante para lograr detener el cambio climático.

Para contribuir en la reducción de la emisión de CO2 es recomendable habituarse a sustituir el coche por el transporte público, la bici o el desplazarse a pie, reciclar todos lo posible. Todas ellas son acciones diarias que ayudan.

En el uso de los productos de cuidado de la piel, también podemos  influir, escoger productos naturales, sin derivados del petróleo de difícil degradación en la naturaleza, productos a base de ingredientes naturales y envasados de forma sostenible que faciliten y promuevan el reciclado son algunas de las cosas a tener en cuenta a la hora de escoger un producto para el cuidado de la piel. Cuidemos de nuestra piel, cuidémonos del planeta tierra!!

Generamos gran cantidad de residuos plásticos, muchos de ellos llegan a la naturaleza, la mayoría de ellos son productos de consumo y higiene personal. El plástico es necesario en muchas aplicaciones, pero debemos conocer el impacto que deja en la naturaleza y evitar que lleguen a ella mediante el reciclado y su reutilización.

Como vemos, reducir la huella de carbono nos involucra a todos, incluso a los consumidores. Interiorizar y poner en práctica iniciativas de cuidado del medio ambiente nos beneficiará a todos y lo más importante, ayudará a que sea posible un planeta más sostenible.

 

Compartir: