Cosméticos nocivos durante el embarazo

El cuidado de la piel durante el período de gestación cobra una importancia mayor que en otras etapas de la vida. Los cambios hormonales, el aumento de peso y el crecimiento del abdomen nos plantean demandas especiales.

Pero también debemos tomar ciertas precauciones: nuestra piel es capaz de absorber sustancias que de esta manera pueden pasar a la circulación y alcanzar al feto, cuyo delicado organismo está en desarrollo.

Cosméticos nocivos durante el embarazo

Existen en el mercado una gran variedad de productos que usamos regularmente, desde los de aseo personal como jabones y champús hasta maquillajes y tratamientos de belleza.

Además de estos recursos habituales, ciertas condiciones como la dermatitis atópica, las alergias o el acné requieren más de nuestra atención durante el embarazo.

Productos a evitar

A continuación veremos algunos artículos y tratamientos con los que debemos tener precaución.

– Los tratamientos para el acné contienen retinol, isotretinoína o vitamina A, que son capaces de producir malformaciones en el feto.

– Los parabenos, ácido glicólico y salicílico, de amplio uso en todo tipo de productos de belleza, puede interferir con las hormonas maternas.

– Los tintes con amoníaco o sales de plomo deben evitarse, y ser sustituidos por productos con ingredientes vegetales, que no son perjudiciales.

– Las cremas anticelulíticas con fucus y cafeína también son potencialmente lesivos.

Productos aceptables

Los bloqueantes solares, que no se absorben, pueden ser de gran utilidad para proteger la piel del sol. Con ello evitamos la aparición de manchas en la cara y otras partes del cuerpo, fenómeno conocido como cloasma gravídico.

Cosmética natural

Los productos de origen natural tienen varias ventajas, ya que no contienen ingredientes que puede perjudicar al feto. Por su calidad pueden prodigar a la piel los cuidados que requiere sin sufrir riesgos.

Sus ingredientes son obtenidos de la agricultura orgánica sostenible, se elaboran sin tóxicos químicos ni derivados del petróleo y no contienen alérgenos.

El extracto de caléncula, el aceite de germen de trigo y el aceite de maíz oxigenado presentes en el aceite corporal LipoCalm 125ml hidratan y nutren en profundidad, estimulando además la barrera protectora de la piel, por lo que es el producto ideales para el tratamiento preventivo de las estrías.

El extracto de caléndula calma la piel y reduce el picor que padecen más del 20% de las embarazadas debido al estiramiento de la piel y los cambios hormonales.

Los compuestos como aceite de almendras, extracto de caléndula y manteca de karité poseen propiedades hidratantes y calmantes. Se encuentran en lociones intensivas que tienen función de barrera para las pieles delicadas. Los efectos antiinflamatorios del regaliz y del extracto de caléndula previenen la irritación y el prurito de las pieles atópicas.

El aceite de germen de trigo, los ácidos grasos omega 3 y 6 y las vitaminas F y E suavizan, nutren y regeneran. Los aceites naturales también estimulan la producción de elastina, colágeno y ácido hialurónico, previniendo las estrías.

La gama de productos kalendae nos ofrecen una calidad excelente para el cuidado de la piel en la mujer embarazada y además carecen de efectos lesivos para el bebé.

Compartir: