Cuidado de la piel sensible: síntomas, causas y consejos para tratarla

El cuidado de la piel es fundamental ya que se trata del órgano más extenso de nuestro cuerpo y debemos preocuparnos por él tanto como cualquier otro y más aún si nuestra piel es sensible o reactiva. ¿Pero qué es la piel sensible? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo tratarla adecuadamente? En este post te lo contamos.

¿Qué es la piel sensible y cuáles son sus síntomas?

Se conoce como piel sensible, reactiva o intolerante un tipo de condición cutánea, bastante frecuente en la población, que se caracteriza por una baja tolerancia ante agentes externos. La piel posee una barrera protectora frente a todo tipo de agresiones ambientales como bacterias y otras sustancias nocivas, sin embargo, esta protección natural es más vulnerable en ciertas personas lo que provoca una serie de síntomas.

En general las reacciones cutáneas pueden variar mucho de una persona a otra pero las más comunes incluyen.

– Enrojecimiento.
– Descamación.
– Aspereza y sequedad.
– Picor o ardor.
– Tirantez.

Causas y consejos para tratar la piel reactiva

Pese a que se trata de una condición bastante común como hemos dicho, se trata de un síndrome difícil de diagnosticar y sus causas no están del todo claras. No obstante, los expertos coinciden en una serie de factores que podrían debilitar las defensas de la piel y desencadenar la reacción.

El estrés y los desequilibrios hormonales inciden de forma directa. Un embarazo, la menopausia o simplemente el ciclo menstrual son condicionantes que con frecuencia pueden traen consigo algunas de las reacciones mencionadas.

– Con el envejecimiento también se debilitan los mecanismos cutáneos que hidratan la piel por lo que esta se debilita y queda más expuesta. Del mismo modo, en los bebés esta capa es más fina por lo que también son más sensibles.

– Padecer alguna alergia o intolerancia alimenticia es otro de los factores que debilita las defensas cutáneas y pueden manifestarse síntomas de piel sensible.

– Por último, los elementos externos como ciertos cosméticos o productos de aseo que contienen ingredientes irritantes pueden dañar la capa externa de la piel y alterar el pH natural de la misma. Lo mismo sucede con algunos tratamientos médicos como la radioterapia y ciertos fármacos.

Para tratar esta condición y los síntomas derivados de ella lo ideal es cuidar la piel usando remedios en forma de cremas y lociones que la hidraten y reactiven su protección natural. La loción HidraCalm 200ml, a base de caléndula y extracto de regaliz, ambos potentes antiinflamatorios, ayuda a reducir la sensibilidad cutánea. Así mismo, posee ácidos grasos esenciales omega 6 y 9 que permiten restaurar esa barrera protectora.

Realizar un correcto cuidado de la piel sensible usando los productos más apropiados para ella es la mejor forma de tratarla y aliviar sus molestos síntomas. Recuerda que la prevención es igualmente importante y saber reconocer aquellos cosméticos y condiciones ambientales que irritan nuestra piel son el remedio más eficaz.

 

Si quieres saber más sobre la piel sensible, visita nuestra pagina sobreLa piel sensible y reactiva (AQUI)

Compartir: