EFECTOS DE LA RADIOTERAPIA SOBRE LA PIEL

Algunos efectos indeseados de los tratamiento contra el cáncer incluyen la fatiga o la astenia, así como la pérdida de apetito o la sequedad, el picor y la irritación en la piel. Concretamente, el conjunto de efectos en la piel derivados de la radioterapia se denominan radiodermitis o radiodermatitis.

La radioterapia puede destruir las células tumorales, las ataca de forma muy selectiva y localizadas. No obstante, las células de la piel cercanas a la zona irradiada pueden sufrir efectos adversos. Los protocolos de tratamiento radioterápico son intensivos, y por tanto las células de la piel no disponen de tiempo para su reparación y regeneración antes de la siguiente sesión de radioterapia, acumulando así el daño y la toxicidad sesión tras sesión.

Detectando la radiodermitis

Como su nombre indica, la radiodermitis es una dermatitis (inflamacion de la dermis). La radiación del tratamiento daña las células epiteliales de alrededor de la zona tratada, este daño conlleva la activación del sistema inmunitario que desarrolla una reacción inflamatoria (enrojecimiento de la zona), como cuando te haces una herida o te expones mucho tiempo al sol.

Algunos síntomas y signos que se experimetan con la radiodermitis son muy característicos. En función del protocolo de tratamiento seguido estos efectos pueden aparecer unas semanas después de haber empezado el tratamiento o no aparecer hasta la finalización del tratamiento con radioterapia, este hecho es debido al componente acumulativo del daño o toxicidad de la radioterapia. Los efectos pueden desaparecer unas semanas después.

Se recomienda el cuidar diario de la piel unas semanas antes de l’inicio del tratamiento y durante todo el tratamiento de radioterapia, con el fin de proteger la piel y mantener su integridad.

  • En primer lugar, puedes observar la aparición de un eritema o enrojecimiento en la zona localizada del tratamiento, como si fuera una quemadura del sol. También el picor suele ser bastante común. Evite rascarse y frotar la zona ya que pueden producirse heridas. Este tipo de reacción sería una radiodermitis de grado I.
  • La piel puede volverse más seca y puede empezar a pelarse. La reacción se clasificaría de grado II, una descamación que debes tratar y cuidar para evitar su progresión.
  • La piel que se muestre humedecida tras la descamación constituiría una reacción de grado III.
  • Si ya empiezas a notar heridas y ulceraciones, estaríamos hablando de una reacción de grado IV.

En todo momento debe estar en contacto y seguimiento con su medico o enfermero. Los grados de radiodermitis III y IV requieren de tratamientos farmacológicos y en algunas ocasiones pueden implicar la pausa del tratamiento de radioterapia para permitir curar las heridas y evitar infecciones.

Cuidados para regenerar la piel

En sí, la piel sufre un proceso de inflamación y enrojecimiento, y queda muy delicada a cualquier tipo de agresión externa. Para reducir y aliviar el enrojecimiento debes buscar productos con ingredientes calmantes y regeneradores como la caléndula y la regaliz.

Para poder minimizar el daño producido por la radioterapia debes tener en cuenta una serie de puntos.
:

En primer lugar, tendrás que mantener tu piel lo más hidratada posible antes de empezar el tratamiento. Utiliza geles de baño con un pH neutro pero sin utilizar esponjas o exfoliantes. Tampoco es recomendable utilizar productos como perfumes, lociones que pueden resultar abrasivos.

Durante el mismo tratamiento, es aconsejable que te protejas de los rayos solares. Utiliza sombreros y gorros, así como cremas solares aptas para tu piel sensible.

La piel de la zona tratada esta muy sensible, por este motivo es aconsejable el uso de ropa cómoda de algodón, que no apreté ni produzca roces, evita los tejidos sintéticos.

Así mismo, utiliza cremas adecuadas para aliviar y ayudar a regenerar las células de la piel. Escoge con precaución ya que existen muchos productos generalmente recomendados pero que están llenos de ingredientes tóxicos. Favorablemente, ya tienes a tu disposición productos naturales y libres de estos químicos que podrán cuidar y aliviar los efectos en tu piel, sobre todo dirigidos a las pieles más sensibles.

Pide información a tu medico o enfermero para que te indique cuáles son los mas indicados.

Los tratamientos actuales suelen reducir los efectos de la radioterapia sobre la piel gracias al desarrollo de la investigación y nuevas tecnologías. Sin embargo, el 95 % de los pacientes afirma que padece algún grado de reacción con la radioterapia.

Es importante que tengas en mente los puntos anteriormente explicados para conseguir proteger y cuidar tu piel de manera correcta.

 

Si quieres saber más sobre los efectos de la radioterapia en la piel y los tratamientos oncológicos visita las siguientes paginas:

 

 

Compartir: