El prurito en el cuidado de la piel

La sensación de picor en la piel, o prurito, es frecuente y puede llegar a ser muy molesta. Desencadena el rascado, reacción que al repetirse puede causar lesiones.

Ambas circunstancias pueden llegar a constituir un problema en el cuidado de la piel. Por ello lo ideal es tomar precauciones para prevenir el prurito.

¿Por qué nos pica la piel?

Diversas enfermedades pueden cursar con picor en la piel como síntoma. El 90 %, se deben a patologías dermatológicas y un 10 % a trastornos sistémicos, como la insuficiencia renal crónica o el hipertiroidismo.

La sensación de picazón es transmitida por las mismas neuronas que conducen los impulsos generados por el dolor. Se piensa que el rascado produce estímulos que bloquean los circuitos de la médula espinal, produciendo un alivio transitorio.

En el prurito también interviene la liberación de sustancias en los tejidos cutáneos, tales como histamina, serotonina y prostaglandinas.

Enfermedades asociadas a picor en la piel

A continuación algunos trastornos que debemos tener presentes para prevenirlos al cuidar la piel.

– Dermatitis de contacto

Es una irritación causada por productos químicos, tejidos, gomas, cemento o tintes para el cabello. La reacción aparecerá dependiendo de la susceptibilidad de cada persona.

Tiene como característica que las lesiones se limitan exactamente a la zona de contacto, y con frecuencia es una enfermedad ocupacional.

– Xerosis

Define el estado de la piel cuando se encuentra reseca y descamada. Puede deberse a enfermedades que cursan con deshidratación, a la edad o a no ingerir líquidos en cantidad suficiente. La piel áspera y poco elástica es susceptible de sufrir prurito con frecuencia.

– Dermatitis atópica

Es una enfermedad de la piel con componentes hereditarios, ambientales y emocionales. Comienza en la infancia y evoluciona por crisis, produciendo una zona de inflamación y picor que típicamente es simétrica, en ambos lados del cuerpo, y en las superficies flexoras de los miembros, como la cara interna de los codos.

– Infecciones

Los hongos, infección frecuente durante el verano, se manifiestan como manchas blancas o rojizas que aparecen en el tronco, manos o pies. Se relacionan con la humedad y cursan con prurito.

– Alergia al sol

La luz solar puede desencadenar reacciones alérgicas en las personas sensibles. Suelen aparecer horas después de la exposición, con zonas enrojecidas y con pápulas en áreas como cara y brazos.

Prevención

Una de las maneras de prevenir el picor en la piel es utilizar productos dermatológicos naturales y libres de alérgenos. El propósito es mantener la piel saludable nutriéndola, hidratándola y protegiéndola para evitar el prurito y las lesiones causadas por el rascado.

También es fundamental evitar la exposición a posibles desencadenantes de reacciones cutáneas, como el sol, los alérgenos y los productos químicos.

El ciudado de la piel también engloba el prevenir estas enfermedades, llevando una vida sana con dieta balanceada y ejercicio, y evitando el estrés.

 

Otros contenidos relacionados:

  • Cuidado de la Piel: Piel Seca y con Picor (ENLACE)
  • Cuidado de la Piel: Piel Atópica (ENLACE)

 

Compartir: