LA PIEL ATOPICA, CAUSAS Y TRATAMIENTO

Todo el mundo ha oído hablar alguna vez de la dermatitis atópica. Los eccemas, la irritación y la hinchazón que provoca esta condición cutánea, son vistosos y, aunque pueden estar ligados a otros problemas (asma, conjuntivitis, alergias…), es una condición duradera, que tiende a cronificarse.

La piel atópica es una afección en la que se alternan etapas de mejoría y etapas de brotes en las que es frecuente presentar eccemas o irritación.

Además de la inflamación y el enrojecimiento, otros síntomas de la piel atópica son la sequedad de la piel y el picor, piel engrosada, o erosiones exudantes (es decir, pequeños bultos que  supuran líquido).

Esta condición es crónica y tiene un componente hereditario, por lo que aparece en la infancia o la niñez. Los bebés que sufren esta afección tienden a rascarse las erupciones de la piel, lo que empeora el problema.

La piel atópica se manifiesta de diferentes formas según la edad del paciente, cambiando el nivel de los síntomas o el lugar donde aparecen las afecciones. Es una condición molesta y poco discreta, pero permite llevar una vida normal.

La piel atópica: causas y tratamiento

Vamos a conocer con detalle sobre la piel atópica y causas y tratamiento.

En líneas generales, la piel atópica es una condición genética, es decir, se hereda de los padres si padecen piel atópica o los problemas relacionados citados anteriormente.

Sin embargo, hay reacciones o situaciones que pueden provocar un brote de eccema o empeorar los síntomas. Los desencadenantes más comunes son:

– Alergias estacionales o de cualquier otro tipo.

– Resfriados o aire frio de invierno.

– Contacto con materiales ásperos o sustancias químicas.

– Exposición prologada al agua (nadar con frecuencia, darse muchos baños…).

– Estrés emocional.

– Algunos perfumes o lociones con ingredietes tóxicos.

El tratamiento para piel atópica consiste en mantener la piel en buen estado y prevenir la aparición de los síntomas, prolongando así las épocas menos activas. También podemos calmar los síntomas en las épocas de brotes. Es importante evitar los agravantes ya mencionados e informarse bien de la composición de los productos que se van a usar. Existen productos específicos para las pieles atópicas.

Tras la ducha es importante secarse con suavidad. Hay lociones y productos que se pueden aplicar por todo el cuerpo para mantener y prevenir la piel atópica. En momentos del eccema, es mejor usar unos productos que otros. Estos suelen ser cremas emolientes con alta concentración de ingredientes antiinflamatorios, algunas llevan corticoides tópicos. La calendula y la regaliz son dos potentes antiinflamatorios de origen natural muy interesantes en el tratamiento de la irritación y la piel atópica.

:kalendae tiene productos como la loción corporal HidraCalm 200 ml, que hidratar y cuidar de la piel atópica mientras no haya grandes brotes.

Este tipo de dermatología sostenible es buena tanto para el planeta como para las personas, pues el rigor científico de la marca permite tratar los síntomas con productos naturales.

Los productos de la línea :kalendae para el cuidado diario de la piel atópica tanto en adultos como en niños. Otro producto de dermatología natural de esta línea es la loción intensiva HidraCalm Plus 100 ml que alivia la irritación y el picos durante los brotes.

Por fin, dispones de productos dermatológicos naturales eficaces para la piel atopica, que te ayudaran a controlar los brotes y a aliviar la irritación y el picor durante las epocas de mayor actividad. Y lo harás con productos naturales y que cuidan el medioambiente.

 

Para saber más sobre la piel atópica puedes aceder a:

 

Compartir: