LOS CONSUMIDORES VALORAN MÁS LOS COSMÉTICOS SOSTENIBLES

Los consumidores valoran más los cosméticos sostenibles. La tendencia eco-friendly es una realidad consolidada en nuestra sociedad. La cosmética sostenible es aquella basada en ingredientes naturales cuyo proceso de fabricación no infringe impacto sobre la naturaleza ni sobre los animales.
Ventajas de utilizar cosméticos sostenibles

Son muchos los efectos beneficiosos a la hora de consumir este tipo de productos. Las ventajas a destacar son las siguientes:

– Productos sin tóxicos. Al ser libres de sustancias químicas agresivas se adaptan mucho mejor a las pieles más sensibles o reactivas, y son la mejor opción para las pieles que presenten alergias a determinados componentes (incluyendo los metales de muchos productos no sostenibles). Además, las texturas y olores suelen ser más suaves que los que contienen componentes químicos agresivos.

Por otro lado, compuestos como los parabenos son potencialmente cancerígenos. Favorablemente, la cosmética sostenible no incluye este compuesto, ni tantos otros como el fenoxietanol que se utiliza habitualmente como sustitutivos de los parabenos.

Productos naturales y aptos para veganos. La cosmética sostenible tiene muy en cuenta el origen de sus componentes, siendo todos de origen vegetal. Tampoco se testean en animales ni utilizan ingredientes derivados de ellos como la elastina o la lanolina.

Permiten cuidar del planeta. No utilizan ingredientes derivados del petróleo ni siliconas en su formulación hecho que reduce su impacto en el medio ambiente. Tienen muy en cuenta el modo como se cultivan las plantas, respetando al máximo el crecimiento natural, usando abonos orgánicos y prohibiendo del uso de herbicidas y fertilizantes químicos, impidiendo así que estos componentes lleguen a nuestra piel.

Al mismo tiempo el uso de activos de agricultura biológica fomenta el desarrollo económica local generando un ecosistema de relaciones comerciales estrechas que repercute en un mayor impacto positivo en la región.

También, encontramos algunos mitos que debemos conocer y tener en cuenta a la hora de adquirir productos dermatológicos naturales:

  • El uso de conservantes naturales ha hecho pensar a mucha gente que la durabilidad de la cosmética natural es inferior, hecho que no es del todo cierto ya que esta depende de la formula y los ingredientes utilizados. En la mayoría de casos la durabilidad de los productos naturales es igual o superior a la de la cosmética convencional.

Además cabe destacar el uso de envases “airless” que mantienen las formulas aisladas del exterior y conservan los ingredientes en optimas condiciones. Este es un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de adquirir un producto natural.

 

A los consumidores nos gusta más lo sostenible y natural

 

Acorde con un estudio realizado por el centro Ainia de investigación de mercado, se estableció que, actualmente, se valora un 15 % más los productos cosméticos entre los consumidores. Así, se demuestra que la cosmética sostenible está consolidad y en crecimiento gracias a la seguridad y eficacia que ofrece. Ahora, estos dos factores son los que más preocupan a la población, siendo determinantes a la hora de decantarse por este tipo de productos.
Producto natural, sostenible y sin tóxicos:

Lipocalm es un aceite reparador para pieles sensibles que ayuda a nutrirla en profundidad gracias a su composición en los ácidos grasos esenciales y vitaminas (F y E).

Con HidraCalm tenemos una loción hidratante que reduce la sequedad de la piel y ayuda a aliviar la irritación i el picor gracias a los principios activos de la caléndula y del regaliz. Para pieles dañadas se puede escoger la Loción Calmante Intensiva Hidracalm plus.

La lista de ventajas que muestra la cosmética natural y sostenible y la concienciación social que existe hace que los consumidores valoran más estos productos, que muestran ya una eficacia dermatológica probada y contractada.

 

 

Compartir: