Vitaminas esenciales para el cuidado de la piel

El cuidado de la piel depende de muchas variables, y una de ellas es el suministro de nutrientes que la hidratan y protegen. Si bien una dieta variada generalmente proporciona todo lo necesario para estar saludables, es conveniente que conozcamos también las propiedades embellecedoras de las vitaminas.

La piel vitaminada

A continuación explicaremos los efectos de cada vitamina cuando se aplica bajo la formulación de productos dermatologicos, y las repercusiones beneficiosas que traen a nuestra piel, así como los alimentos que constituyen sus fuentes.

Estas vitaminas están incluidas como ingredientes de cremas y lociones faciales y corporales, toallitas desmaquillantes, cremas para el contorno de ojos, hidratantes, tónicos y protectores solares, todos ellos destinados al cuidado de lapiel.

Vitamina B

Su función es básicamente hidratante, ya que ayuda a que nuestra piel retenga la humedad. Es adecuada para pieles deshidratadas y que se alteran fácilmente frente a factores ambientales. Además, la vitamina B6 regula la producción del sebo lubricante de la piel. La encontramos en el hígado, frutos secos, sardinas y carne de cerdo.

Vitamina A

Tiene propiedades perfeccionadoras de la epidermis. La encontramos como retinol, que a su vez tiene varios derivados. Retarda el envejecimiento, estimulando la renovación de las capas superficiales de la piel. Además, estimula el colágeno por lo que produce una epidermis más gruesa. Por ello es ideal si necesitamos tratar el acné y sus cicatrices, así como para eliminar manchas y arrugas superficiales. Sus fuentes son los huevos y vegetales anaranjados, como la calabaza y la zanahoria.

Vitamina C

Tiene un potente efecto antiedad. Estimula la producción de colágeno, por lo que brinda renovada elasticidad al cutis y a la textura de nuestra piel. Actúa contra la melanina, con lo que elimina manchas. Su fuente natural está en las frutas cítricas, el brócoli y la col.

Vitamina E

Tiene efecto antiinflamatorio. Aumenta la microcirculación, protege del envejecimiento neutralizando los radicales libres y previene la sequedad. La encontramos en el germen de trigo, el aceite de oliva y los frutos secos.

Vitamina D

Es protectora, ya que mantiene la barrera epidérmica. Regenera los folículos capilares favoreciendo el crecimiento y retardando la caída del cabello y previene la deshidratación. La encontramos en los pescados azules, la leche y la mantequilla.

 Vitamina F

Su virtud es la de ser iluminadora, ya que restituye las condiciones naturales a la piel seca y descamada y estimula la cicatrización. Mantiene nuestra piel nutrida e hidratada al restaurar la barrera de protección natural. Constituye un conjunto de ácidos grasos no saturados esenciales, entre los que se encuentran el omega 3 y el omega 6. Su fuente en los alimentos son los pescados azules, las nueces y el aguacate, así como el aceite de oliva.

Cuando pensemos en el cuidado de la piel, tengamos siempre presentes a las vitaminas, que son grandes aliadas.

Compartir: